28 / 01 / 2020 - 21 / 02 / 2020

Palacio del Almirante, Granada

«La primera etapa de este camino será retomar para la historia el principio del montaje. Esto es, levantar las grandes construcciones con los elementos constructivos más pequeños, confeccionados con un perfil neto y cortante. Descubrir entonces en el análisis del pequeño momento singular, el cristal del acontecer total. […] Captar la construcción de la historia en cuanto tal. En estructura del comentario. Desechos de la historia. […] esos nos los quiero inventariar, sino dejarles alcanzar su derecho de la única manera posible: empleándolos.»

 

(Perec, Tentativas de un lugar parisino, 2012)

La cerámica de Fajalauza, con más de quinientos años de historia, es, más allá de una fábrica al borde de la carretera de Murcia, una institución arraigada en el barrio del Albayzín desde hace más de quinientos años. La familia Morales ha conservado y mantenido una manera de entender la cerámica y trabajarla que entronca con nuestras raíces árabes, un patrimonio inmaterial que se ha convertido en un signo identitario de la propia ciudad.

Fajalauza 2020. De aquellos barros, estos lodos es un intento de rendir homenaje a este estilo y estos valores a partir de la intervención de un grupo de jóvenes artistas que han bebido de la cerámica granadina, acercándose a ella, pero modificándola, reinterpretándola y apropiándosela. Fajalauza se convierte en una inspiración cercanísima y ubicua en la ciudad de Granada, desde las tiendas turísticas que venden imitaciones, hasta la azulejería que restauró la Alhambra, en espacios como el Patio de los Arrayanes, el Salón de los Embajadores o el Patio del Mexuar.

Este intento de reinterpretar Fajalauza constata la importancia de la fábrica, en la que gracias a la colaboración de la Fundación Fajalauza los artistas han podido visitar y trabajar a partir de ella generando obras muy distintas entre sí. En palabras de los comisarios, «la cerámica granadina y su tradición están vivas, y con el trabajo que inicia esta exposición, queremos contribuir a repensar sus valores y a potenciar su inscripción en el presente» (Texto de la exposición)

Artistas: Hodei Herreros, Manuel Senén, Clara Zurita, Francisco Ladrón de Guevara, Alejandro de Pablo, Ana Varea, Marta Iranzo, David Fontanillo, Raúl Hilario, Carlos Martín y Eduardo Bartus.

 

Comisariada por La Oficina CO2 (Javier Iáñez, Kike Res y Mario Caballero)

Colabora: Fundación Fajalauza

Desiderar, 2020
Hierro, espejo y cerámica de Fajauza

121 x 15 x 36 cm

Partiendo del espacio de localización de Granada, más específicamente de la cerámica tradicional de Fajalauza, en este trabajo se pone atención a la manera en que discurre la expansión de nuestra consciencia respecto de un lugar y su historia. En este sentido, se recoge una de las tantas funciones que tiene esta artesanía tomando aquellos fragmentos que son olvidados en la fábrica para volver a ponerlos en valor, recogiendo una de las tantas funciones que tiene esta artesanía además de su caracter ornamental. De esta manera, se construye una pieza que recuerda a la manera en que se decoran con estos elementos cerámicos los bajos de los balcones en barrios como el Albaicín.

 

Así, pretende demostrar en términos del análisis foucoultiano del encarcelamiento de Vigilar y castigar, cómo un sujeto que se encuentra encerrado puede encontrar la liberación en aquellos elementos que lo reflejan. Buscando encontrar nuevas posibilidades de estudio y búsqueda de la verdad a partir de prácticas como la deriva situacionista, tomando la vía urbana como espejo de la estructura social y escultórica, el comportamiento humano y su atención a la trascendencia. Cambiando nuestra vacilación por la ciudad por una práctica de meditación desiderativa, es decir, que deja de mirar las estrellas para mirarse uno mismo.

 

 

Manuel Senén Ruiz © 2019

  • correo
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Vimeo Icon