Proyecto que forma parte del  programa expositivo Circuitos 363º 

de la facultad de Bellas artes de Granada

Del 4 de octubre al 28 de noviembre de 2019

Escuela social de fotografía, La ampliadora, Granada.

Al aproximarnos a otras culturas, podemos revisar el desarrollo que han tenido ciertos totalitarismos e identificar como piezas clave de su crecimiento el uso apropiacionista de algunos símbolos o rituales. «La globalización, con su presión uniformadora y con su acercamiento de mundos que se ignoraban, causa reacciones identitarias que van del localismo al fascismo, al retorno de la religión como protagonista político».

 

(W.B. Umanità Nova, 2011)

En la sociedad actual, la ausencia de mitos y alegorías acordes a la realidad que vivimos, nos impide entender aquello que nos rodea para después encontrar nuestro lugar en el mundo. De esta forma, Volverán banderas victoriosas propone la unificación de diferentes culturas, pensamientos y contextos socio-políticos para el análisis de nuevos comportamientos individualistas que aparecen con cada vez más frecuencia.

 

Partiendo de diferentes espacios de localización, el objetivo de este proyecto es poner atención a la manera en que discurre la expansión de nuestra consciencia respecto a un lugar y a su historia, al sonido, el lenguaje y sus imágenes. De este modo, distintos lenguajes artísticos como la instalación y la performance se presentan dentro y fuera del lugar expositivo para mostrar la figura del cuerpo como sujeto que encuentra la liberación en aquellos elementos que lo reflejan.

 

En este mismo sentido, habitar un mapa significa comprender sus símbolos y por lo tanto, recorrer sus calles implicaría su estudio y resolver estos conflictos que se producen en él. La descomposición y recomposición de estos elementos que aparecen en nuestro camino, hacen de la visibilidad no sólo aquello que se muestra, sino el acto o sistema de distribución de luz.

Ejercicios sobre como manejar la materia, 2019

Fotografía de escáner impresa sobre papel dibond
21 x 29,7 cm c.u.

Banderas de victoria, 2019

Instalación

Medidas variables

Manuel Senén Ruiz. Volverán banderas victoriosas
Manuel Senén Ruiz. Volverán banderas victoriosas
 

En el análisis foucaultiano del encarcelamiento, Vigilar y castigar, se encuentra esta idea de cómo la mirada hacia uno mismo se revierte, haciendo al prisionero susceptible de ser vigilado pero a la vez también preparado para la meditación. Con esta premisa y con la proposición de no focalizar los votos monásticos únicamente en la iluminación personal, la exploración de uno mismo en relación a lo que le rodea es la mejor herramienta para conocer nuestro contexto y así poder crear consciencia en lo político. 

 

Para ello, trabajar con el cuerpo supone un ejercicio de acercamiento hacia el centro en que todo converge, preparándonos para el rechazo de toda figura jerárquica en el encuentro con la espiritualidad. En consecuencia, esta propuesta se acerca a distintas actuaciones del rezo que se han dado a lo largo de la historia para introducirlas en la cotidianidad. Este es el caso del uso del tipo de banderas de plegaria utilizadas por los tibetanos llamadas banderas de victoria, y de objetos litúrgicos como el botafumeiro o el Libro de los Salmos.

 

De esta manera, siguiendo las estrategias de desarrollo que han tenido ciertos totalitarismos al apropiarse de algunos símbolos ajenos a su cultura; encontrar nuevas posibilidades de estudio y búsqueda de la verdad a través de la descontextualización de algunos rituales del ámbito de la religión, deviene en la misma función de la oración, entroncando además con nuestra contemporaneidad.

Vigilar y castigar, 2019

Instalación

Medidas variables

Salmo 20, 2019

Instalación

Medidas variables

Manuel Senén Ruiz © 2019

  • correo
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Vimeo Icon
Performance_Volveranbanderasvictoriosas6